Pin It

Widgets

La importancia del capital de trabajo para una microempresa

Vik AdNetwork | 20:08 | 0 comentarios

Por Nassir Sapag Chain:

Aunque la mayoría de las personas relaciona estas inversiones con la adecuación física del lugar donde se instalará su microempresa (por ejemplo, la construcción de pequeñas estructuras para producir y vender productos en patios o espacios para el estacionamiento que se observan en muchos conjuntos habitacionales o poblaciones), con la adquisición de maquinaria, la compra del mobiliario, los gastos de constitución del negocio (permisos municipales, impresión de boletas de venta, gastos notariales y otros) e, incluso, con la compra de un vehículo para transportar los insumos, hay una inversión, que se denomina capital de trabajo o capital de operación, que tiene tanta importancia como la que se hace en activos fijos.

La inversión en capital de trabajo, generalmente muy inferior en monto a la que se hace en infraestructura o equipamiento, puede ser determinante en el éxito o fracaso de un nuevo emprendimiento. Aunque omitirla cambia de manera mínima el resultado de la rentabilidad calculada, es uno de los factores más críticos para que el negocio sea viable.

Un vendedor de periódicos, por ejemplo, para comprar primero los periódicos que desea vender, requiere de dinero. Si el costo de los periódicos fuese de US$300 al día y venderlos le reporta US$400, cada día habrá ganado US$100. Esto, que es un buen negocio, solo se logra si tiene los US$300 para comprarlos antes de poder venderlos.

Este capital, ínfimo comparado con lo que se debe gastar en comprar el kiosco y obtener los permisos, entre otros, es quien sustenta el negocio. Si los consigue con préstamos o ahorros, podrá comprar el primer día los periódicos, venderlos y obtener el ingreso de US$400. Pero al final del día, debe guardar US$300 para poder comprar a la mañana siguiente los periódicos que le permitan sustentar su emprendimiento.

En otras palabras, el capital de operación debe mantenerse en el negocio mientras éste dure. Si un día gasta parte de estos US$300 en otras cosas, al siguiente día podrá comprar menos periódicos y ganará menos dinero.

Observe que si para fidelizar a sus clientes les ofrece cobrarles una vez a la semana; cada día, hasta que le paguen, deberá conseguir otros US$300 para comprar sus periódicos. Si el ingreso lo recibe cada siete días, significa que por siete días compró con recursos propios o préstamos los periódicos. En una semana, gastó US$2.100.

Al recibir US$2.800, ganó en promedio US$100 diarios, pero para ello necesitó disponer de US$2.100, que sabe deberá guardarlos para comprar la siguiente semana la misma cantidad de periódicos. El capital de operación, entonces, se define como aquella inversión que debe financiar todos los costos en que se incurre desde el momento en que se compran los insumos de producción hasta que se recuperan con el cobro de las ventas.

Cinco variables básicas deben tenerse en consideración al momento de calcular esta inversión:

La forma en que se abastecerá. Una panadería, por ejemplo, debe recabar antecedentes. Definir qué productos se deberán comprar diariamente, semanalmente o mensualmente. El capital de operación debe ser lo suficientemente alto como para permitir financiar estas compras, aunque parte de ellas se utilicen mucho tiempo después.

Los insumos para la producción deben estar disponibles antes de empezar la producción.

No todo lo que se produzca será vendido en el día.

Para competir y poder vender a veces deberá dar crédito a sus clientes.

Es posible que los proveedores le otorguen a usted un plazo para pagar. En este caso, se requiere menos inversión en capital de trabajo, ya que se puede acceder a los insumos para producir y vender sin tener que financiarlos con préstamos o ahorros, ya que parte de esa inversión se paga con los ingresos de su propia venta.

Una forma de calcular el valor del capital de operación es elaborando un presupuesto de caja diario, detallando el momento exacto en que se efectúa cada pago y se recibe cada ingreso, considerando incluso que los sábados y domingos probablemente se vendan más pasteles y tortas que durante la semana. Este procedimiento, aunque correcto, es muy engorroso en muchos casos.

Otra manera, más simple, es determinar el monto promedio que deberá destinarse a este fin. Para ello, primero se calcula cuál es el costo promedio diario para que el negocio pueda funcionar sin dificultades de abastecimiento y luego se multiplica este valor por el número de días promedio que deberá financiar con capital de operación.

Si el costo mensual del vendedor de periódicos es de US$9.000, al dividir este monto por 30 resulta un promedio diario de US$300. Si no da crédito, los US$300 se multiplican por 1, ya que en el día recupera lo gastado. Pero si da siete días de crédito, debe multiplicar los US$300 por 7, con lo que se obtienen los US$2.100 requeridos de manera permanente, tal como se explicó en los párrafos anteriores.

El monto así calculado se debe invertir por una sola vez y solo podrá ser retirado del negocio una vez que este se termine, ya que debe estar siempre disponible para poder seguir abasteciéndose de manera normal y poder producir y vender en las condiciones proyectadas las cantidades estimadas.

Una consideración especial debe tenerse siempre en cuenta. Si en algún momento su pequeño negocio se amplía, supongamos en un 10%, los US$300 del ejemplo anterior no alcanzarían para comprar la nueva cantidad de periódicos. El crecimiento lo obligaría a desembolsar US$330. Esto significa que se debe tener la precaución de estimar con la debida anticipación que inmediatamente antes de ampliarse, requerirá de US$30 más que se necesitará agregar al capital de operación ya existente.


Archivado en:: , ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...