Pin It

Widgets

¿Qué países apuestan más al gasto social?

Vik AdNetwork | 20:45 | 0 comentarios

Por: Alejandro Rebossio

Hace unos días nos referíamos a la presión impositiva en Latinoamérica a propósito de la huelga general de Argentina, en la que el líder de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano, reclamaba una reducción del impuesto a la renta de los empleados. Otra de sus peticiones era que se aumentaran las asignaciones familiares que reciben los asalariados de bajas nóminas. Buena oportunidad entonces para analizar qué sucede en toda la región con el gasto público social, que incluye las subvenciones a las familias.

El presupuesto social en Latinoamérica ha crecido del 11,3% del PIB en 1990/1991 al 17,9% en 2008/2009, según un documento de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que destaca que en la última crisis financiera internacional, hace cuatro años, fue la primera vez que los gobiernos no recortaron sino elevaron estas partidas para contrarrestar el impacto del ciclo económico en la población vulnerable. La región ha tomado conciencia de que el crecimiento solo no derrama riqueza para todos y, por tanto, el presupuesto social resulta clave para reducir la pobreza y la desigualdad. Pese a que todos los países han elevado este gasto en las últimas dos décadas, en algunos sigue representando menos del 10% del PIB, como en Ecuador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana.

Los países con más gasto social, que alcanza al 20% del PIB, son Argentina, Brasil, Costa Rica, Cuba y Uruguay. Eso sí Cuba es el único país latinoamericano que ha recortado estas partidas en las últimas décadas, sobre todo entre 1994 y 1998, según la CEPAL. Es decir, después de la caída del comunismo en Europa del Este.

La mayoría de los países incrementó más el gasto social en los 90 que en los 2000. Las excepciones son Argentina, Costa Rica, Honduras y Nicaragua.

Todas las partidas del gasto social ha subido en las últimas dos décadas, pero sobre todo la de protección y asistencia, que es donde se inscriben desde las subvenciones familiares hasta las pensiones. Eso sí: este aumento se registró más en los países de mayor desarrollo relativo que en los de menor desarrollo, que se diferencian porque en ellos la educación sigue demandando más recursos que aquellas partidas. La inversión educativa también se expandió en los últimos tiempos, mientras que el gasto en salud se ha elevado muy poco y es una cuenta pendiente de Latinoamérica. Pero aún menos ha crecido el gasto en vivienda, agua potable y saneamiento. La CEPAL atribuye los aumentos inferiores del gasto en salud, vivienda y aguas a las privatizaciones parciales de los servicios, aunque el traspaso al sector privado también rigió en el sistema de pensiones de muchos países.

La CEPAL distingue cuatro grupos de países de acuerdo con su nivel de gasto social por habitante. El primero está integrado por Bolivia, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay, cuyo gasto es inferior a los 241 euros anuales per cápita, que en su mayoría se concentran en la educación.

Un segundo grupo está conformado conformado por países que destinan entre 241 y 402 euros por habitante, como El Salvador, Perú y República Dominicana. Gastan más en educación, pero han elevado en una proporción mayor las partidas de seguridad y asistencia social. Esta tendencia está más acentuada aun en el tercer grupo, donde el gasto oscila entre 402 y 724 y que está constituido por Colombia, México, Panamá y Venezuela.

El cuarto grupo está conformado por Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Cuba y Uruguay. Allí el presupuesto social supera los 724 euros per cápita y en él pesa más la protección social que la educación.

Entre 2007 y 2010, algunos países elevaron el gasto social en cinco puntos del PIB, como la Argentina de Cristina Fernández de Kirchner y la Costa Rica de Óscar Arias. Creció entre dos y tres puntos en el Brasil de Luiz Inácio Lula da Silva, el Chile de Michelle Bachelet, la Cuba de Fidel Castro (con Raúl Castro llegaron los recortes), El Salvador de Mauricio Funes, la Honduras de Manuel Zelaya (tras su derrocamiento el nivel se mantuvo sin cambios), el México de Felipe Calderón, la Nicaragua de Daniel Ortega, el Paraguay del ahora destituido Fernando Lugo y el Perú de Alan García.

El gasto social subió un punto entre 2007 y 2010 en la Bolivia de Evo Morales, la Colombia de Álvaro Uribe, el Ecuador de Rafael Correa, la Guatemala de Álvaro Colom, el Panamá de Ricardo Martinelli, el Uruguay de Tabaré Vázquez y la Venezuela de Hugo Chávez. Solo cayó, y en un punto porcentual del PIB, en la República Dominicana de Leonel Fernández.



Archivado en:: ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...