Pin It

Widgets

¿Cómo gestionar adecuadamente los riesgos de mi negocio?

Vik AdNetwork | 13:03 | 0 comentarios


Todos los negocios tienen un nivel de riesgo. Lo importante es saber que existe, que puede ser identificado e incluso gestionado. Todo depende de cuánto riesgo estemos dispuestos a asumir y cuánto dinero y esfuerzo estemos dispuestos a invertir para poder reducirlo o eliminarlo.

A lo largo del tiempo y conforme ha evolucionado la gestión de riesgos, se ha producido de alguna manera una especialización en la organizaciones, que ha permitido identificar los riesgos, clasificarlos y desarrollar para ellos metodologías específicas para su gestión a fin de reducir el impacto de las pérdidas que podrían generar en cada caso.

Tal es así que hoy podemos hablar de los riegos de crédito, de mercado, operativos, estratégicos, reputacionales, medioambientales, etc.

El cómo manejarlos a fin de minimizar las pérdidas si es que realmente sucedieran los eventos asociados es un tema que tendremos que evaluar y sobre el que podremos ir avanzando de una manera gradual y sistemática.

El primer paso es el más importante, y es hacer que la gestión del riesgo sea parte de la cultura de la organización. El nivel más alto tendrá que estar comprometido ya que se tendrán que dictar políticas y tomar decisiones estratégicas.

De manera general, se presentan cuatro estrategias que podrían ser utilizadas una vez identificados los riesgos y que en cada caso estarán orientados a mejorar los resultados del negocio. Estas son:

- Evitar el riesgo, por ejemplo: en un negocio de productos para exportación, si construimos la planta en el puerto se elimina el riesgo que por problemas en las vías terrestres se podrían generar.

- Reducir el riesgo, por ejemplo: poner un vigilante armado en la puerta de la planta reduce la probabilidad de un robo, pero no la elimina.

- Transferir el riesgo, por ejemplo: la contratación de una póliza de seguros nos permite transferir las posibles pérdidas por si ocurriera un incendio a la cobertura de la póliza.

- Convivir con el riesgo, por ejemplo: manejar mi cartera de créditos y gestionarla con el objetivo de mantenerla con un máximo de 2% de mora.

Estas estrategias, que dependiendo del monto en juego seguramente serán más complejas, se reflejan directamente en los resultados de la empresa a veces de manera inmediata. Por ejemplo, el tener reglas y procedimientos adecuados para gestionar el riesgo de crédito nos permitirá menos provisiones por las deudas impagas de nuestra cartera de clientes; el tener un mapa de nuestros posibles riesgos operativos nos permitirá reducir pérdidas: por efectos de fallas en los procesos, ocurrencia de fraudes, fallas en los sistemas o en las personas, reacciones ante fenómenos naturales, etc. , teniendo un mapa de riesgos reputacionales podemos reaccionar más rápidamente ante hechos que pudieran dañar la imagen de nuestra organización.

Finalmente, gestionar los riesgos a los que estamos expuestos en nuestra organización de una manera estructurada nos permitirá además, generar ventajas competitivas sostenibles respecto a los demás actores del mercado.

Archivado en:: , , ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...