Pin It

Widgets

Una mirada a las tendencias del oro y el dólar

Vik AdNetwork | 18:11 | 0 comentarios

Por Jorge Guillén 

En los últimos meses el precio del oro ha venido cayendo y hoy se ubica por debajo de los US$ 1,300 por onza. Si bien hay algunas voces que alertan que esta tendencia podría continuar -lo cual produciría la quiebra de muchas mineras-, lo cierto es que las estimaciones de los principales bancos y casas de bolsa indican que este metal experimentará un alza hasta llegar nuevamente a valores de US$ 1,500.

Sobre los motivos de la actual caída, podemos decir que cualquier problema que se produzca Estados Unidos y los países de la Comunidad Europea, va a ser siempre un factor que incida en el valor del metal precioso. En ese sentido, el bajón sufrido en su precio parece haberse producido por varias razones:

Los problemas de falta de liquidez en Chipre que obligaron al gobierno de este país a vender sus reservas de este metal.

La política monetaria expansiva aplicada por Estados Unidos que no produjo inflación e incentivó la confianza (al ser el oro sustituto del dólar, se produjo una tendencia a la baja en su precio).

Las declaraciones de un alto funcionario del Banco Central Europeo (BCE) en el sentido de que dicha institución iba a salir al mercado a vender oro (se entendió que ésta era una venta en grandes cantidades, lo cual produjo mucha especulación y, por lo tanto, una caída en su cotización).

A pesar de ello, lo que ha actuado como una salvaguarda para el oro es que la economía norteamericana tiene sus reservas orientadas en este metal. A dicho país no le resultaría ni mucho menos conveniente empezar a venderlas ahora cuando su precio está bajo, por lo que no hay peligro de que echen mano de ellas.

Por otro lado, desde el comienzo de la crisis financiera la tendencia del dólar ha sido hacia la baja ya que, al ser una divisa perteneciente a un país que se está deteriorando, se ha visto reducida su demanda. El rebrote que tenemos actualmente en el Perú obedece a que nuestras exportaciones se encuentran en negativo y la balanza comercial parece estar peligrando. En ese contexto, los fundamentos indican la necesidad de una presión del tipo de cambio hacia arriba para lograr un equilibrio.

Otro factor importante es que, al estar actualmente las remesas yéndose hacia afuera, se ha producido una contracción en la oferta de dólares, lo cual ha producido un brote de esta moneda hacia arriba, y por lo tanto, una depreciación del nuevo sol. Esta coyuntura se debe a la urgencia de liquidez que vienen experimentando los países industrializados, lo cual los ha obligado a llevarse sus capitales.

Como hemos intentado explicar, la curva del dólar no es hacia el alza, ya que la apreciación observada es meramente estacional1. En ese sentido, se espera que en el mediano plazo siga teniendo una tendencia decreciente y el oro una creciente, aunque ambas mucho más estabilizadas.

Archivado en:: , ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...