Pin It

Widgets

Aprender la jerga económica

Vik AdNetwork | 6:55 | 0 comentarios

Por: Paul Krugman | 12 de diciembre de 2013


Lo que tenemos aquí es un problema de comunicación.

Bueno, eso no es exactamente verdad. La mayoría de las discusiones sobre política económica son controversias reales sobre cómo funciona el mundo. A veces, son controversias inteligentes, como las diferencias sobre la eficacia de la relajación cuantitativa, y a veces son estúpidas, como la de si la Reserva Federal está devaluando la moneda, pero, en cualquier caso, las discusiones son sobre algo real.

Pero a estas discusiones tenemos que añadirles la confusión adicional que surge de la manera en que los economistas usan las palabras. Con bastante frecuencia, expresiones que están profundamente arraigadas en la retórica profesional pueden parecerles extrañas a los legos en la materia, o bien pueden ser malinterpretadas.

Un ejemplo de lo primero es la expresión “estancamiento secular”. Sé que a muchos de mis lectores no les gusta. Se basa en la definición 3(c) de secular en el diccionario Merriam-Webster: “de o relacionado con un plazo largo de duración indefinida”, que no es exactamente el significado que le viene a la cabeza a la mayoría de las personas. Por desgracia, ese es el término que los economistas llevan usando para el concepto desde que Alvin Hansen lo popularizase en las décadas de 1930 y 1940, y es muy difícil cambiarlo.
Supongo que podría tratar de poner en circulación una alternativa pegadiza. Después de todo, fui yo quien se sacó lo del “hada de la confianza”. ¿Quizás Tipos de Interés de Equilibrio Negativo Prolongado? No sé, resulta muy difícil cambiar algo una vez que ya está arraigado*.

Otro ejemplo es el uso del término “estructural”, como en “desempleo estructural”.

Un aspecto de este significado es “difícil de cambiar”, pero un número considerable de personas piensan que me han pillado: he estado negando que EE UU tenga un gran problema con el desempleo estructural y ahora estoy diciendo que el país posiblemente tenga un problema prolongado de estancamiento económico. ¡Es una contradicción!

Pues no.

“Desempleo estructural” tiene un significado mucho más concreto que ese. Significa que es un desempleo que no se puede eliminar solo incrementando la demanda agregada. Está estrechamente relacionado con la idea de una Curva de Phillips, una compensación entre el desempleo y la inflación que, a la larga, acaba pareciéndose a la ilustración en esta página.

Es casi lo mismo que la tasa de desempleo no aceleradora de la inflación, pero no del todo, porque ahora estoy convencido de que la Curva de Phillips a largo plazo decrece cuando la inflación es baja. Por eso, es más bien una tasa de desempleo mínima coherente con una inflación (bastante) baja y estable.

Sin embargo, el punto fundamental es que es un concepto del lado de la oferta. Es sobre los límites de lo que se puede lograr incrementando la demanda agregada. No tiene nada que ver en absoluto con el estancamiento secular, que tiene que ver con la razón por la cual el aumento de la demanda agregada podría ser difícil en primer lugar.

Una de las moralejas de la historia es que hay que tener cuidado: la jerga económica puede parecer inglés, pero a veces existen diferencias fundamentales. La lección más importante de la historia es que, en el fondo, la cuestión no son las palabras, sino el modelo.

(* Una breve anécdota: por razones históricas, los economistas que se ocupan de la macroeconomía internacional suelen medir el tipo de cambio como el precio de la moneda extranjera; para México, por ejemplo, son pesos por dólar. Como consecuencia de ello, en los gráficos, cuando una moneda baja, el tipo de cambio aumenta. El resto de la gente, incluidos otros economistas, odian esta convención. Sin embargo, resulta casi imposible cambiarla en los libros de texto sin molestar a miles de profesores de esta asignatura.)

© 2013 The New York Times.

Archivado en:: , ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...