Pin It

Widgets

Las claves para el ascenso de la mujer ejecutiva

Vik AdNetwork | 18:22 | 0 comentarios

Si bien la educación por sí sola no es una condición suficiente para que la mujer ejecutiva ascienda en su carrera laboral, sí es un aspecto necesario. Esa es una de las principales conclusiones de un estudio publicado en la revista Incae Business Review, en el que se entrevistó a 162 ejecutivas de empresas del sector privado en 17 países de Latinoamérica. En Perú, una de las coautoras de la investigación fue Kety Jáuregui, Directora de la Maestría en Organización y Dirección de Personas de ESAN.

Respecto al perfil de las mujeres encuestadas, se trata de personas que ocupan posiciones de alta dirección y cuentan con las más altas calificaciones educativas: el 96% posee estudios universitarios y sigue pautas similares a las masculinas en sus elecciones profesionales, el 65% se graduó en ciencias económicas y administrativas o en ingeniería, el 79% tiene título de posgrado y el 385 estudió en el extranjero. Son mujeres comprometidas con sus carreras, el 85% es madre de familia y el 82% contribuye con el 50% o más del presupuesto familiar.

Las mujeres ejecutivas, dice el estudio, tienen ambición pero no sed de poder. Así, el 68% manifiesta haber tenido interés en llegar a posiciones de poder y el 91% nunca o pocas veces rechazó oportunidades de ascenso laboral. "Pero se interesan en esas posiciones no por el poder en sí mismo, sino por razones como la satisfacción personal", refiere la revista Gerencia.

Pero se puede encontrar diferencias en el interés por posiciones de poder de acuerdo a las edades de las entrevistadas. Así, entre las mujeres de 25 a 35 años, el 94% dice tener interés por posiciones de poder, pero entre los 46 y 55 años el porcentaje disminuye a 65%.

Al comparar el liderazgo de las mujeres con el de los hombres, el 65% de las encuestadas manifiesta que el de las primeras en general no es mejor que el liderazgo masculino. El 90% señala que son liderazgos diferentes, el 47% menciona ser sensible y emotiva como propio del liderazgo femenino.

De acuerdo con las entrevistadas que participaron en el estudio, es evidente que la educación superior y los posgrados les abrieron las puertas. Aquellas profesionales que deseen escalar posiciones en la jerarquía organizacional tienen que llegar con estas condiciones o lograrlo mientras trabajan, y para este propósito, las organizaciones deben ser flexibles con sus horarios y desarrollar programas de apoyo.

Otra de las sugerencias es tener visión; es decir, orientarse al logro de los objetivos y promover el trabajo en equipo, pues se trata de características de liderazgo que permitieron a las entrevistadas alcanzar sus actuales posiciones. Por último, la investigación señala que las mujeres líderes, al ser parte de la dirección, pueden contribuir para que quienes vayan llegando perciban las oportunidades y cuenten con herramientas para alcanzar la cima.

Los resultados

A nivel global encontramos mujeres ejecutivas que han conseguido dirigir grandes empresas multinacionales con salarios impresionantes. Un ranking elaborado por FindTheCompany ubica a Marissa Mayer, CEO de Yahoo, como la mujer mejor pagada con US$ 36.6 millones anuales. Le sigue Irene Rosenfeld, de Modelez International; y Wellington Denahan-Norris, de Annaly Capital Management, con US$ 28.8 millones y US$ 25.8 millones al año, respectivamente.

Pero ¿cuáles son las características de las mujeres ejecutivas de América Latina que les han llevado a trepar posiciones en las organizaciones donde se desempeñan? Según la encuesta, el 47% se considera sensible y como parte de sus características de liderazgo que las diferencian de las condiciones de liderazgo de los hombres. Otras respuestas fueron la empatía, el estilo de comunicación, la preocupación por los demás y el trabajo en equipo.

Al ordenar las características de un buen líder según su importancia, las mujeres señalaron en primer lugar tener visión; en segunda instancia, tener orientación al logro; y en tercer lugar saber trabajar en equipo. Estas tres, en el mismo orden, son las características que consideran contribuyeron a su propio ascenso.

La investigación explica que, a medida que crece la complejidad organizacional y de los mercados, nuevas formas de liderazgo reemplazan gradualmente las viejas formas de "mando y control", características de la "administración científica", en la cual las personas son concebidas como piezas de máquina. Hoy se las considera sujetos fundamentales para cualquier logro organizacional.

Las mujeres que participaron del estudio entienden su ascenso más como el resultado de sus características personales, esfuerzo, desempeño y modo de trabajo. Consideran también que sus características de personalidad y la forma como trabajan es lo que les permitió llegar a la posición en la que se encuentran. Su liderazgo se caracteriza por su interés en el bienestar de su equipo de trabajo, por ser conciliador y participativo, con una comunicación clara y directa, un gran nivel de compromiso y responsabilidad.

En cuanto a los principales desafíos, las ejecutivas identifican el hecho de lograr el balance entre el trabajo y la vida personal y familiar. En efecto, el 55% de las entrevistadas respondió en ese sentido y dijo que para obtenerlo usaron estrategias personales, acudiendo en primer lugar al apoyo del servicio doméstico (95% lo tiene y lo califica como muy importante) y de la familia.

Sobre las dificultades encontradas, la más mencionada es la discriminación salarial; y a pesar de que con los ascensos el salario mejoró para el 94% de las encuestadas, para el 27% la principal dificultad es la discriminación en los ascensos.

En efecto, según un ranking de FindTheCompany, los salarios de las 10 CEO mejor pagadas del momento en el mundo alcanza los US$ 190 millones, cifra muy lejana de los US$ 690 millones que ganan los 10 ejecutivos varones mejor pagados.

Archivado en:: ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...