Pin It

Widgets

Cuando la baja inflación es un problema

Vik AdNetwork | 19:08 | 0 comentarios

Del "Blog Economía, Ética y RSE".

 ¡Tantos años quejándonos de la inflación alta, y ahora nos quejamos de que sea tan baja (0,3% el Índice de Precios al Consumo en diciembre de 2013). Ayer me preguntaron en una televisión si ese problema existía, y dije que claro, todo es posible, pero que no me parecía un problema importante.

Lo malo no es la deflación (la caída de precios), sino la deflación con recesión. Es lógico que los precios caigan si la demanda cae, y eso es lo que ha ocurrido en los últimos años. Los precios, además, caen con retraso, de modo que primero viene la recesión y más tarde viene la deflación. Si con esta no viene la recuperación de la demanda y de la producción, los precios seguirán cayendo, y entonces el problema se hace grave. La clave está en si 2014 verá una recuperación de la actividad económica. Porque si hay más producción, aunque caigan los precios, las cosas irán mejor.

Hay otro factor importante, la reducción de los costes y el aumento de la productividad, que es otra manera de decir que los costes (por unidad de producto) bajan. Hemos asistido durante unos años a una moderación salarial y a grandes reducciones de plantilla, que mejoran la competitividad y la rentabilidad de las empresas. Esto es lo que explica que la producción haya tocado fondo y empiece a crecer. Y esto, de nuevo, no es malo.

La deflación es un mal grave cuando los tipos de interés reales (nominales menos inflación, o sea, nominales más deflación) crecen, y esto repercute negativamente en la capacidad de invertir y producir de las empresas. Pero me parece que aunque veamos ahora tasas de inflación próximas a cero, o incluso negativas algunos meses y para algunos productos, esto no va a provocar la espiral deflación – deuda – depresión de que hablaba Irving Fisher (depresión significa caída de precios, o sea, tipos de interés reales negativos, que acentúa el coste de la deuda, lo que frena la inversión y el consumo, lo que vuelve a provocar otra ola de depresión…).

De todos modos, ya sabe el lector que los economistas somos muy malos haciendo predicciones, sobre todo si son de futuro.

Archivado en:: , ,

0 comentarios

Tu opinión nos interesa. Déjanos un comentario...